¿Cómo elegir una plancha de gas?

Un electrodoméstico de gran utilidad en la cocina es la plancha de gas, gracia a que permite asar diferentes alimentos de forma segura, cómoda y saludable. Además, al utilizar gas, es más económica que la plancha eléctrica.

Ante la variedad de modelos que hay en el mercado, se deben tener en cuenta diversos factores que guiarán la compra, ayudando a los usuarios a elegir la más adecuada para su cocina.

Factores para elegir la plancha de gas

En la cocina es común ver una plancha de gas, este electrodoméstico resulta tan útil a la hora de preparar los alimentos, que resulta indispensable para las personas que disfrutan del tiempo en la cocina, y quieren comer más saludable.

Sin embargo, resulta complicado saber cuál es la indicada por los diferentes modelos que existen. Para asegurar una buena comparación y elección, los usuarios deben tener en cuenta los siguientes factores.

1.      Potencia

La potencia influye en el tiempo de cocción, y es que mientras más alta sea la potencia, más rápida la cocción de los alimentos. Se trata de un punto importante para reducir el consumo del gas durante la preparación de las comidas.

La plancha de gas debe ofrecer la suficiente potencia para el tamaño del modelo, permitiendo calentar los alimentos de forma uniforme en toda la superficie. También hay que considerar que este modelo alcanza mayores temperaturas que la plancha eléctrica, gracias a su modo de funcionamiento.

2.      Tamaño

El tamaño de la plancha es importante en la decisión de compra. La plancha de gas doméstica es pequeña, diseñada para ocupar un espacio reducido, por lo que sus necesidades de uso son inferiores. Y según las dimensiones que tengas de la plancha, deberás también tener en cuenta la placa de la plancha, o lo que en el mercado francés lo denominan como plaques pour plancha.

En todo caso, hay modelos de diferentes tamaños. La elección depende de la cantidad de personas que vivan en el hogar. El modelo familiar recomendado debe tener dimensiones de 36 x 60 cm, aproximadamente.

3.      Cantidad de quemadores

El número de quemadores de la plancha de gas dependerá del tamaño. Si es grande, puede tener más quemadores, caso contrario si la plancha es pequeña. La superficie de cocción de una plancha con dos quemadores es de 55 x 40 cm, subiendo a 40 x 40 cm con una plancha de 3 quemadores.

La elección depende de cuántos alimentos se pretenden preparar. Los quemadores permiten usar diferentes zonas de cocción, con la opción de regular la temperatura de forma independiente para cocinar dos tipos de alimentos al mismo tiempo.

4.      Material de la plancha

El material de fabricación de la plancha es un factor fundamental en su elección. Lo más recomendado es comprar una plancha con un recubrimiento antiadherente, para evitar que los alimentos se peguen.

También se recomienda los modelos de hierro fundido o de acero inoxidable, por su alta resistencia.

5.      Facilidad de limpieza

La limpieza de la plancha de gas es un punto que no se debe pasar por alto. Al cocinarse diferentes alimentos en la plancha, es normal que queden residuos de alimentos, grasa o suciedad.

La facilidad de limpieza garantiza a los usuarios que eliminarán la suciedad y los restos, de forma sencilla y sin complicarse. Lo mejor es que la plancha permita desmontar la placa, aunque no todos los modelos lo permiten.

Los modelos con recogedor de grasas extraíble son bastante útiles para facilitar la tarea de limpieza, logrando excelentes resultados de forma eficaz y rápida.

6.      Grosor de la placa de cocción

El grosor de la placa de la plancha influye en la durabilidad del producto. Si la placa es fina, las probabilidades de deformarse por las elevadas temperaturas son más altas.

En cambio, si el grosor de la placa de cocción es mayor, la inercia térmica es óptima, aumentando su capacidad de conservar su integridad, a pesar de las altas temperaturas al cocinar.

Lo recomendado es que el grosor de placa sea de 6 , para evitar las deformidades durante su uso.

7.      Calidad del esmalte

Un factor importante es la calidad del esmalte que recubre los metales oxidables, como el hierro fundido o el acero inoxidable.

El esmalte debe contar con un buen grosor, de esta manera se mantiene en mejores condiciones cuando reciba golpes o arañazos. El revestimiento superficie también protege el metal de la plancha, ya sea contra la corrosión, o el contacto con el oxígeno.

¿Por qué comprar una plancha de gas?

Uno de los principales motivos para comprar una plancha de gas es la economía. El uso de este aparato, en comparación con el modelo eléctrico, permite a las personas cocinar sus alimentos sin aumentar en gran medida la factura de los servicios.

El precio del gas es más bajo que los gastos en electricidad, por lo que es mejor comprar este modelo si se pretende usar con mucha frecuencia.

La potencia de cocción de la plancha de gas es más alta que la plancha eléctrica. Esto permite cocinar los alimentos en menos tiempo, consiguiendo una cocción uniforme, dependiendo de la comida a preparar.

El uso de la plancha de gas permite a las personas comer de forma más saludable, sin que los alimentos pierdan su sabor y aroma. Son bastante útiles para las personas que la usarán con frecuencia por llevar una dieta específica y saludable.